Nuestra historia comienza durante los años 50 en un pequeño taller artesanal de cinturones.

 

En él, Miguel Bellido Martín establece los principios básicos de la empresa derivados de su profundo conocimiento del oficio y su atención a cada pequeño detalle del proceso de manufacturación.

Son estos detalles los que confieren a los productos Miguel Bellido una calidad y un acabado impecable que, junto con su marcado carácter artesanal, explican el éxito que ha tenido la marca desde sus primeros años de actividad.

Una década más tarde y tras la creciente demanda de productos Miguel Bellido, la sede se traslada a Manzanares (Ciudad Real) donde permanece en la actualidad.

En 1970 se produce uno de los grandes hitos de la compañía al constituirse la sociedad jurídica Miguel Bellido S.A. Esta evolución amplía los horizontes del negocio y supone la apertura de nuevos mercados en Europa y Estados Unidos. Además, durante esta década se empiezan a fabricar otros artículos de piel.

El crecimiento de Miguel Bellido S.A. a lo largo de los siguientes años es espectacular. En los 80 nace OLIMPO, una marca paralela especializada en complementos de lujo y moda para hombres.

En 1984 el Ministerio de Industria otorga a Miguel Bellido S.A. el premio “Líder a la Exportación” y en 1998 se construye una nueva sede con unas instalaciones de más de 50.000 m2.

Actualmente, Miguel Bellido es un referente y líder indiscutible en el sector de los complementos de piel, presente en más de 30 países.

La compañía cuenta con dos marcas líderes:

Instalaciones

Nuestras instalaciones de Manzanares (Ciudad Real) cuentan con más de 50.000 m2 en los que se desarrolla toda nuestra actividad. En este espacio convive la tecnología más avanzada con los procesos de manufacturación más tradicionales.

Esta combinación de artesanía e innovación nos permite aprovechar lo mejor de ambos mundos para fabricar un producto único de una gran calidad.